jueves, 24 de junio de 2010

CROQUETAS DE BACALAO CON UN TOQUE DE NOSTALGIA (HEMC #45)

Hay olores, sabores, comidas que, de golpe, nos trasladas a nuestra infancia-juventud. Las croquetas de bacalao pertenecen a ese grupo. Esta receta es tal como recuerdo que las hacía mi madre.
Comenzaba a prepararlas a media tarde, para tenerlas listas para la cena. Cuando ocurría eso, allí estaba yo, al acecho, esperando un descuido, para cogerle un poco de esa masa y comérmela. O pillarle un puñadito de piñones.
Quizá por eso se me quedó grabada la forma de elaborarlas, y creo que he logrado una imitación de esas croquetas de bacalao bastante aproximada.
Era uno de mis platos preferidos, junto con el pisto (tomate, pimiento verde, atún y piñones) o las habas con ajos tiernos, que siempre se comían por primera vez en diciembre. Y no como ahora, que prácticamente las encuentras en cualquier época.
La verdad es que mi madre tenía, por decirlo de alguna forma, una carta bastante corta. Un plato para cada día de la semana. Los de primavera-verano, y los de otoño-invierno. Los domingos, por supuesto, paella. La de verano, y la de invierno con alcachofas.
Pocos platos, pero lo cierto es que los bordaba. Tal vez de repetirlos tantas veces. Algo que en aquella época no era capaz de valorar. Sus lentejas, sus guisados, sus arroces caldosos…
Ese fue uno de los motivos por los que me aficione a la cocina cuando tenía entre 12 o 14 años. Quería innovar, quería algo diferente, y metí mis manos entre pucheros y sartenes. Los resultados al principio, como es de suponer, fueron bastante desastrosos. Pero me lo tragaba todo, aunque fuera incomestible. Cabezón que es uno.
Bueno, estas croquetas de bacalao hacen un buen maridaje con unos pimientos verdes fritos y un alioli.

INGREDIENTES PARA UNAS 8 UNIDADES
100 gramos de bacalao desalado en migas.
1 patata mediana (unos 300 gramos).
3 o 4 dientes de ajo.
1 huevo batido para pasar las croquetas.
Piñones.
Perejil.
Aceite de Oliva.

PREPARACIÓN
Poner un cazo con agua al fuego. Cuando comience a hervir echar el bacalao que previamente habremos enjuagado. Dejarlo hervir durante unos 10 minutos. Sacarlo y ponerlo en un mortero. En esa misma agua hirviendo, echar la patata troceada.
Machacar bien el bacalao en el mortero, y con los dedos comprobamos que no tenga ninguna espina. Lo ponerlo en un bol.
En el mismo mortero machamos los ajos, junto con la patata ya hervida, y hacemos con todo ello un puré que mezclaremos con el bacalao. Le añadimos el perejil picado y los piñones a esa masa, y moldeamos las croquetas.
En una sartén con aceite de oliva caliente, iremos poniendo las croquetas que previamente habremos pasado por el huevo batido.

36 comentarios:

  1. Tienen que estar riquisimos,el bacalao es una de mis perdiciones,me encanta de cualquier manera.
    ¿sabes? a mi me pasa como a ti, recuerdo esos aromas de mi niñez y me pierde la nostalgia.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Que buenas croquetas !Ahora las preparo para mi nena...Besos

    ResponderEliminar
  3. Qué buena pinta esas croquetas.

    Esos sabores que nos llevan directamente a recuerdos de la infancia son impresionantes! qué bonito cómo lo has contado ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  4. La cocina de las madres y abuelas són de las que guardámos mejor recuerdos. Nada mas hablar de ellas es como si te vinieran de inmediato los aromas y sabores!
    muy sabrosas estas croquetas.

    Saludos, Catalina.

    ResponderEliminar
  5. Las corquetas de bacalao si no estan bien echas como estas no estan buenas.
    Que hambreeee, me las comia ya mismo

    ResponderEliminar
  6. Debo confesar humildemente que nunca he preparado bacalao, aquí por lo menos se consigue en épocas de Pascuas y deshidratado, no sé si allí lo obtienen igual,y como no estoy muy convencida como hidratarlo, nunca lo he preparado. Y que mejor que mis amigos españoles para enseñarmelo, pero si hasta imagino a tu madre en la cocina!.Por la imágen se ven súper con mucha dedicación y amor! te felicito. Muchos cariños

    ResponderEliminar
  7. uyyy no hay como los recuerdos! esta receta està riquìsima, me gusta mucho como te quedaron.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  8. its new dish to me...so yummy and very tempting dish.. thnx 4 sharing

    ResponderEliminar
  9. Qué ricas, el otro día los amigos llegamos a una sabia conclusión "nunca las croquetas de bares y restaurantes llegarían a la altura de las de nuestras madres". Las tuyas tienen una pinta que piden ser devoradas. Saludos,

    ResponderEliminar
  10. Que ricas las croquetas de bacalao!!! Cuando las prepara mi madre me vuelven loca. Buenísimas.
    Un besiño.

    ResponderEliminar
  11. Lo mejor son estos recuerdos de la infancia. Yo tengo publicadas unas muy parecidas con el nombre de albóndigas de bacalao del Cabañal.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Me encantan las croquetas de bacalao! te han quedado genial y me gusta mucho la idea de ponerle piñones , nunca lo había visto y la verdad es que debe darle un punto diferente. Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Mi suegra era valenciana, habia tenido una casa de comida en Ruzafa, ella me enseñó como se hacian.Una autentica delicia de la gastronomia valenciana.Besikos

    ResponderEliminar
  14. Felicidades, te han quedado de premio.

    Con que sepan la mitad de la pinta que tienen, serán excepcionales.

    Enhorabuena

    ResponderEliminar
  15. Umm con piñones muy buena idea!!! el bacalao da mucho juego en la cocina y estas croquetas tienen que estar ricas ricas
    Loli

    ResponderEliminar
  16. Mmm que recuerdos! a mi también me traen muy buenos recuerdos! como se nota que eres valenciano ;-) Un beso

    ResponderEliminar
  17. Hola, las albóndigas de bacalao son especiales, en mi casa pasa lo mismo, son de gran comer.La verdad es que los platos de las madres son únicos, por algo componen nuestra primera memoria palatal.Muy buenas las albóndigas y grandes recuerdos.Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Yo hago unas parecidas, pero sin puñones, me apunto esta innovacion...

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  19. Thanks Guna's. Gracias a tod@s por esos comentarios tan amables.
    La verdad es que las croquetas de bacalao (albóndigas de bacalao, sería más habitual decir por aquí, como me recuerda La Cocinera de Betulo)vienen bien en cualquier momento, además que si se hacen cantidad, al día siguiente están mejor.

    ResponderEliminar
  20. ¡ay, que buenas! yo las hago con patata como estas pero dandole forma de bola. También las hago de bechamel con bacalao y están deliciosas. Lo que no le pongo son piñones ni ajo, yo cebolla pochada.
    Esta tuyas tienen una pinta estupenda, tengo que probar tu modalidad.
    Un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  21. Mare que recuerdos me traen estas croquetas y hasta el aspecto me traslada.
    Que buenisimas a mi el bacalao me pierde de cualquier manera.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Jolín, con esta receta puedes participar en el último hemc, sobre la comida de mamá; sólo te falta poner el vínculo al evento, hoy día 25 es el último día y tu entrada cumple todos los requisitos...

    ResponderEliminar
  23. Las croquetas tienen una pinta más que tentadora y el tono nostálgico de la narración previa a la receta me ha gustado igual o más.

    He llegado a esta página al ver que te habías incluido como seguidor en la mía. Ya supongo que para los blogueros curtidos con mucho kilometraje a sus espaldas esto debe ser el pan de cada día, pero hoy hace tres días que inauguré el blog y eres la primera persona a la que no conocía ni personal ni virtualmente que se ha hecho seguidor de mi caldero.

    Me piernan las tiemblas y la emoción me embarga el piso. Tengo ganas de ponerme a cantar a berridos en alguna lengua muerta, bailando breakdance y disfrazado de monja psicópata. Pero mejor contengo mis impulsos atávicos y me limito a brindar a tu salud con la birra que voy a abrir para celebrar el magno acontecimiento.

    ResponderEliminar
  24. Qué ricas croquetas!!! esas recetas no se deben perder nunca!
    Yo tomo nota, con tu permiso!!!
    Besicos

    ResponderEliminar
  25. Que buena, y que nostalgia leerte, ummm es que esos sabores se tienen bien guardados en el alma.

    Besitosss

    ResponderEliminar
  26. La verdad es que tienen una pinta estupenda.
    Enhorabuena.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. Ay que cosa más rica, me las he anotado para hacerlas como tu madre y me voy encantada con esta entreda y el texto que has puesto.
    Me ha enternecido y creo que lo he vivido contigo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. Di de qué va el hemc, deja un mensaje en el post, y ya habrás participado de todas todas. ¡Ánimo, que queda un rato!

    ResponderEliminar
  29. Lo dicho, sólo te falta decir de qué va el HEMC. Por lo demás, muy buena participación.

    ResponderEliminar
  30. Hola!!! Me identifico totalmente con lo que dices en tu entrada, hay sabores y olores que nos trasladan de un salto a la infancia y nos recuerdan momentos que ahora nos parecen especiales y que antes no valorabamos.....
    Las croquetas te han quedado estupendas, con lo que a mi me gustan....

    Bssss

    ResponderEliminar
  31. Tras la amable invitación de Su, voy a participar en el HEMC 45 con esta receta, que organiza el Horno de Su. Un evento que este mes está dedicado a la Cocina de mamá.

    ResponderEliminar
  32. La verdad es que uno da como algo general y habitual cosas que en realidad no lo son. Lo digo porque me ha llamado la atención en muchos de vuestros comentarios (mil gracias otra vez por el tiempo que me dedicaís), que destacais los piñones y el ajo. Siempre había pensado que eran ingredientes necesarios. Tengo que ampliar mis horizontes de mira culinarios.

    ResponderEliminar
  33. Me ha gustado mucho lo que has contado, yo también andaba siempre por la cocina y también me gustaba hacer platos nuevos, para salirme del sota, caballo y rey, debía ser la norma de aquellos tiempos, también como tu ahora aprecio mucho más los platos que entonces me cansaban.

    Yo también comparto la extrañeza en añadir piñones, el ajo me parece totalmente necesario.

    Perdona la parrafada.

    Besos

    ResponderEliminar
  34. Unas croquetas de lo más sabroso, me gusta lo de añadir piñones!

    ResponderEliminar
  35. Hmm, ricas concretas oiga.
    Nunca mezclaria mar y monte, pero tentome, mirusted.

    Amoramoramor

    ResponderEliminar
  36. Es lo que tienen las comidas de las madres, ese recuerdo es lo que las hace insuperables.
    Estas croquetas deben estar bien buenas y con una cervecita a la orilla de la playa no te cuento.
    Un besito

    ResponderEliminar