viernes, 4 de noviembre de 2011

CATA/MARIDAJE DE ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA

Coincidiendo con el inicio de campaña, y en el marco del Programa Europeo de Promoción de los Aceites de Oliva que ha puesto en marcha la Interprofesional del Aceite de Oliva Español, el MARM y la UE, la Interprofesional del Aceite de Oliva Español organizó el pasado 20 de octubre una cata de diferentes Aceites de Oliva Virgen en el Restaurante El Bogavante (Madrid) al que tuve la suerte de ser invitado por sus organizadores.
Allí, bajo la batuta de Teresa Pérez (Gerente de la Interprofesional del Aceite de Oliva Español y portavoz del Programa Europeo de Promoción de los Aceites de Oliva), Álvaro González-Coloma y Pascua (Director Gerente de la Fundación "Patrimonio Comunal Olivarero") y Alberto Moya, el chef del restaurante El Bogavante de Almirante, los asistentes disfrutamos descubriendo las diferencias que existen en cuanto a aromas, texturas y sabores, dependiendo de los alimentos que se cocinen con los mismos, de cuatro tipos de Aceite de Oliva Virgen: Picual, Hojiblanca, Arbequina y un coupage (mezcla de aceites de diferentes características).
Alberto Moya se encargó de elaborar varios platos cocinados con los cuatro Aceites de Oliva de la cata, exponiendo aquí una pequeña muestra de ellos.


Un interesante y didáctico encuentro que me permitió saber algo más sobre nuestros Aceites de Oliva Virgen, así como aprender de sus cualidades organolépticas y de su auténtica realidad (lejos de esas teorías de ingrediente-medicina) como alimento saludable. Álvaro González-Coloma y Pascua (discípulo del médico e investigador español, Francisco Grande Covián), desmitificó esas creencias de los alimentos medicina, y aclaró cuáles eran en realidad las auténticas cualidades del Aceite de Oliva Virgen, que no son pocas.


UNA VALORACIÓN: Efectivamente Ankabri Gastrónomos y Apicius tenían razón, hay que mojarse. En la crema de espárragos, sin duda, la variedad hojiblanca (más afrutada), era la que mejor maridaba. Por contra, en el gazpacho, personalmente me gustó más el que estaba elaborado con Arbequina.


En el resto de platos, se fueron alternando los aceites varietales, y al ser más compleja su elaboración el resultado fue siempre óptimo.


En lo que fue puramente cata, y teniendo en cuenta que todos los aceites eran de la cosecha del año pasado (algunos toques se pierden con el tiempo), la Hojiblanca destacó por ser un aceite de oliva para todos los gustos. Mientras que la Picual, con ese toque amargo, o la Arberquina (notas picantes), maridan perfectamente con los ingredientes en crudo.

14 comentarios:

  1. Un reto..
    Te invitamos a participar...
    http://lasrecetasdetriana.blogspot.com/2011/11/una-receta-para-ruth-y-jose.html

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Oteador me ha parecido un buen post, educado y directo, la pena que no te mojaras un poco en dar tu opinión de los aceites :) :).
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Que crees tu.....otra entrada que me da ENVIDIA!.....como me habria gustado degustar esos aceites.......Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  4. Que encuentro con el AOVE tan agradable.
    Se hizo cata, cata de los aceites o los aceites se cataron en el plato y una vez cocinados?
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Quantes coses s´aprenen! Jo faig la meva cata particular quan hi vaig als restaurants que posen un setriller variats d´olis...sempre els he de provar tots! ÉS fantàstic, oi?

    ResponderEliminar
  6. Qué bueno ha de ser poder asistir a estos eventos y aprender tanto.
    Seguro que fue muy interesante.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Qué suerte y qué deliciosa experiencia.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Oteador, no acabo de entender lo que dices del mito de los alimentos medicina, y es un tema que me interesa. ¿Dices que se desmitificó esa creencia de los alimentos medicina? ¿Quién, según sus detractores, defendería eso que llaman mito? Me gustaría saber un poquito más, porque a Grande Covian, al que también yo he estudiado en nutrición, no le conozco nada respecto a este tema y sin embargo, sí he visto muchos estudios muy serios y muy respaldados por la ciencia oficial, sobre el poder medicinal de los alimentos.
    Las catas de aceite son siempre interesantes y no creo que requieran "mojarse", pues hay un componente muy grande que implica el gusto personal por los matices de un buen aceite, sean de una variedad o de otra.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Muy interesantes la cata, al principio creí que iba a ser como la que yo hice en Basilippo tomando sólo aceite, pero a medidad que iba viendo votos y esa buenísima pinta de todo... :-) Gran experiencia.

    ResponderEliminar
  10. Que bueno, tiene que ser muy interesante. Una gran experiencia. ¡Que envidia!
    Abrazos

    ResponderEliminar
  11. Que interesante todo lo que nos cuentas...y que suerte disfrutar de estos platos.
    Besets.

    ResponderEliminar
  12. La verdad es que en Bruselas estamos a años luz de cosas como estas, o por lo menos, yo no conozco ninguna. Es cierto que hay un par de cadenas de tiendas dedicadas al aceite de oliva, en incluso en una de ellas tienen un mostrador con tacillas de diferentes aceites y pedacitos de pan para que el público cate antes de decidirse a comprar, la estrella es el aceite de oliva italiano y sus mezclas: con albahaca, con cayena, con limón, etc. Sí hay aceite de oliva español, pero, generalmente, una sola calidad sin especificar cuál es.

    Por cierto, lo contrario que el vino español, que sí está arrasando por aquí. Todo el mundo sabe ya donde está Toro, la Ribera, Somontano, Requena-Utiel y... hasta Jumilla

    ResponderEliminar