martes, 20 de abril de 2010

HIGOS Y BREVAS

Las higueras, tal como las conocemos en área mediterránea, se clasifican en dos grupos, según den una o dos clases de frutos al año.
Higueras bíferas o reflorecientes, llamadas brevales, breberas o bacoreras, que dan frutos en junio-julio (brevas) y en agosto-septiembre-octubre (higos). Higueras comunes, propiamente dichas, que sólo dan una cosecha (higos) en agosto-septiembre.
De todas formas, aunque hablemos del fruto de las higueras, hay que aclarar que el higo o la breva no es un fruto contrariamente a lo que se piensa. En realidad, según los botánicos, es un receptáculo carnoso denominado “sicono” en forma de pera que sirve de soporte a las flores masculinas y femeninas que originarán pequeños frutos denominados “aquenios” que vulgarmente llamamos pepitas. Es por tanto una infrutescencia.
La parte carnosa y dulce del higo o sicono corresponde a las flores que después de la fecundación se hinchan y se vuelven carnosas.
Pero, para que complicarnos la vida. Esto no es un tratado de botánica, y tampoco va a pasar nada si, para entendernos, hablamos del higo o la breva como un fruto que tiene múltiples aplicaciones, y con resultados realmente sorprendentes, en carnes, repostería o conservas.

PROPIEDADES
Son ricos en hidratos de carbono (sacarosa, glucosa, fructosa), por lo que su valor calórico es elevado. Destaca su riqueza en fibra; que mejora el tránsito intestinal, ácidos orgánicos y minerales como el potasio, o el magnesio. En cuanto a otros nutrientes, contienen una cantidad moderada de provitamina A, de acción antioxidante. Este nutriente se transforma en vitamina A en nuestro organismo conforme éste lo necesita.
El potasio es necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso, para la actividad muscular normal e interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.
El magnesio se relaciona con el funcionamiento de intestino, nervios y músculos, forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante.

COMO PROTAGONISTAS O SIMPLES ACOMPAÑANTES
En Extremadura son típicos los bombones de higo (se comercializan con diferentes marcas) elaborados a partir de unos higos secos de gran calidad, que son rellenados con una mousse de chocolate, con algo de aguardiente, y finalmente cubiertos de una fina capa de chocolate negro.
Pero los higos, las brevas, en fresco o secos, se pueden encontrar en muchos platos. Unas veces como protagonistas únicos, en otras simplemente como un ingrediente más o, también, como el acompañante idóneo de una carne, un queso, un pastel, un helado…
Esto es lo que he encontrado “olfateando” algunos blogs.

6 comentarios:

  1. Ah las higueras me huelen de maravilla, tienen un olor tan especial sus hojas. En casa de mis abuelos había dos gigantes en el corral de la casa, nos subíamos los nietos a ellas para jugar y en verano nos zampábamos sus frutos, tanto las brevas como los higos. Ahora de mayor descubrí lo caros que se venden estos frutos y que no son fáciles de encontrar, con lo a mano que los tenía de pequeña.

    ResponderEliminar
  2. Que maravillosa explicación, por aquí es un fruto muy común, me ha gustado mucho tu trabajo, te felicito, y de ahora en adelante me tendrás por aquí siguiendote.
    Saludooooooos

    ResponderEliminar
  3. Me encantan los higos y las brevas y también las explicaciones e información que nos dás, además unas recetas con ellas muy interesante guapa las ojearemos.
    besitosssss

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias a todas. El Oteador de los Mercados es un GATO curioso (como todos), que le gusta ir por ahí olfateando todo lo que se encuentra a su paso.

    ResponderEliminar
  5. A mí me encantan, así solos! me alimentaría sólo de ellos durante días enteros y no me faltaría nada!! jajajaaja. Besotes!

    ResponderEliminar
  6. Hola oteador,me he paseado por tu blog y me ha gustado muchisimo.
    Estas recetas con higos me encantan.
    Ya nos iremos viendo.
    Un beso.

    ResponderEliminar