miércoles, 5 de enero de 2011

LA DIETA MEDITERRÁNEA, PATRIMONIO INMATERIAL DE LA HUMANIDAD

El pasado 16 de noviembre de 2010, el Comité Intergubernamental para la Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, reunido en Nairobi, la capital de Kenia, declaró a la Dieta Mediterránea Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Ese mismo día lograron igual reconocimiento el flamenco, los “castellets” catalanes, la cetrería o ese canto medieval balear llamado “sibila”.
La candidatura de la Dieta Mediterránea fue presentada conjuntamente por España, Grecia, Italia y Marruecos y coordinada a nivel técnico por la Fundación de la Dieta Mediterránea. Pero creo, honestamente, que el “alma” de este proyecto ha sido, antes y ahora, España. Y lo seguirá siendo en el futuro.
Nuestro país promovió la petición a la UNESCO para esta declaración a la que después se adhirieron los otros países. El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM), encabezado hasta hace menos de un mes por Elena Espinosa, también fue gran impulsor de la iniciativa; sin olvidar a otra mujer, la cordobesa Rosa Aguilar.

La contribución académica

También la Real Academia Española de Gastronomía catapultó la iniciativa, en la medida de sus posibilidades, para lograr este objetivo que parecía muy ambicioso y que hoy es una realidad. Además de animar a la Academia Internacional de Gastronomía a que pidiera también a la UNESCO que se produjera esta declaración.
Me gustaría enfatizar que la Dieta Mediterránea no es simplemente un conjunto de ingredientes. Más bien, es un concepto cultural que incluye la cocina, la forma de comer, la conversación, la buena mesa y que es soporte para las relaciones sociales y familiares.
Desde que los habitantes del Mediterráneo comenzaron a utilizar como alimentos básicos los que eran propios de las riberas del Mare Nostrum –los procedentes del trigo, la viña y el olivo. La Dieta Mediterránea ha sido, y es, sobre todo, un estilo de vida.
Hoy estamos alegres por este reconocimiento, por lo que, desde mi punto de vista, sería necesario llevar a cabo una serie de acciones. Entre ellas, elaborar un documento explicando la iniciativa española (sustentada en el estudio que Ancel Keys y Francisco Grande Covián del que se deducía que los habitantes de los países respetuosos de esta forma de alimentación tenían un 98% menos de posibilidades de sufrir enfermedades coronarias que los otros); y el recorrido que la petición ha tenido en la UNESCO.

España e Italia frente a Francia

Hay que destacar también que esta dieta básica se fue enriqueciendo con el paso del tiempo con una cocina espectacular, primero del Mediterráneo Oriental y luego del Occidental. Hoy, realmente, las dos cocinas más importantes que utilizan los ingredientes de la Dieta Mediterránea son la española y la italiana. Francia, en gran medida, trató de imponer una dieta basada en las grasas saturadas, en la mantequilla, en los productos lácteos, en los quesos y en las carnes.
Sólo las grandes culturas han creado grandes cocinas y es obvio que culturas como la española o la italiana y, en general, la mediterránea, han dado lugar a las mejores cocinas del mundo. Hoy, España ocupa la vanguardia gastronómica universal y dispone de la mejor materia prima, sobre todo, en la relación calidad-precio.

Una dieta que no es la Mediterránea

Lamentablemente, en España no se vive con intensidad la Dieta Mediterránea. La más extendida, en especial entre niños y jóvenes, no responde a los cánones de alimentación saludable y gastronómica que representa la Dieta Mediterránea.
Por esto creo que su declaración como Patrimonio Inmaterial por la UNESCO debe animarnos a promocionarla más. Pudiera pensarse en iniciativas como: una Web, un libro en español y en inglés sobre sus bondades y de eventos en los que los grandes cocineros españoles reivindiquen sus principales ingredientes. Enhorabuena a todos, con el convencimiento de que la Dieta Mediterránea va a tener un protagonismo máximo en los próximos meses.
Texto de Rafael Ansón publicado en la web de la Fundación Española de la Nutrición (FEN). Anteriormente este artículo fue publicado en El Imparcial, en la sección “La Crónica Gastronómica”.

11 comentarios:

  1. Interesante artículo, Oteador. Sólo tengo un comentario: la cocina francesa de grasas saturadas, mantequilla, productos lácteos, etc... no es la única que existe en nuestro vecino. Precisamente ellos están haciendo una gran promoción de la cocina provenzal que se aproxima bastante a la dieta mediterránea, a base de aceite de oliva (también hay olivos en Francia), pescados, verduras como la berenjena, etc.

    Y, desde luego, cuando se ve a los niños españoles zampando hamburguesas queda bastante claro que no todo el mundo en España sigue la dieta mediterránea.

    ResponderEliminar
  2. Algo así publiqué yo tambien en Noviembre¡ Es fantástico que se haya producido esta proclamacion ya que la dieta mediterranea es más un estilo de vida que sólo un tipo de cocina. Deberiamos valorarlo más, aunque eso no quiere decir que no disfrutemos de las exquisiteces culinarias de otros modelos gastronomicos.
    En cualquier caso, buen post¡ Bicos¡

    ResponderEliminar
  3. Da gusto leer este post, deberíamos hacerle más caso a la dieta mediterránea, sobre todo los niños, claro que es cosa de los padres que no caigan en la clásica comida basura.Yo creo que todo es cuestión de educación en los hogares.
    Saludos de Orquidea59

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena por la noticia, estas son las iniciativas que deben motivarnos, una gran alegría por una de las dietas que dan mejor calidad de vida a los que la consumen. Un gran abrazo estimado Oteador

    ResponderEliminar
  5. Siempre he oído decir a amigos gastrónomos y a escritores de libros de cocina que la dieta italiana y la española son las mejores del mundo.
    Y deben tener razón.
    Un besín

    ResponderEliminar
  6. Oteador Querido.....Interesante la informacion....y coincido con ella!!....solo que si me permites mi humilde opinion, creo que la cocina mediterranea va mas alla de Italia y Espana.....cuando uno mira la comida Griega (aceitunas, vino, aceite de oliva, y un alto consumo de pescados y mariscos entre otros), la comida de Turquia, incluso la de Tunisia.....se da uno cuenta que la comida mediterranea tambien esta presente en estos y otros paises de la cuenca del Mediterraneo....lo que enriquece mas a la denominada comida mediterranea.....en todo caso....a mi me encanta!!.......Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  7. SOROKIN. Es cierto, tenemos la mala costumbre de meter todo en un mismo saco, y como tu bien dices, la cocina provenzal es un buen ejemplo que en Francia no todo es nata y mantequilla.

    VERO. No sólo valoramos poco la dieta mediterránea, si no qu7e la gente más joven está dandole la espalda.

    ORQUIDEA. Efectivamente esto es, sobre todo, una labor de los padres.

    PAMELA. Tenemos tanta oferta de productos buenos que es un crimen no valorarlos y utilizarlos.

    ISABEL. Totalmente de acuerdo, pero tampoco debemos dejar de lado otras gastronomías que nos pueden abrir horizontes en nuestra cocina, aunque sea adaptándolas a nuestro gusto.

    MARCELA. Tienes toda la razón. La dieta mediterránea no es patrimonio exclusivo de España e Italia, todo el área mediterránea está plagada de buenas cocinas... ahí añadiría (junto a los países que citas) también la libanesa y la marroquí.

    ResponderEliminar
  8. La más variada y equilibrada de las dietas, por lo tanto, la mejor.

    Un besote, mi solete.

    Vamosalculete.

    ResponderEliminar
  9. Me ha gustado tu publicación, sólo faltaría que en todas las casas hicieran "un poco de caso" a la dieta mediterránea.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Tenemos muchisima suerte de tener tantos productos y variados,lastima que los jovenes de hoy no valoran lo que tienen y cada vez cocinan menos.
    Besets.

    ResponderEliminar
  11. Es verdad, hay un sector de la gente joven que está dando la espalda a la dieta mediterránea, y es una pena porque eso también es dar la espalda a tradiciones, que son la identidad de un pueblo, de su pueblo.

    ResponderEliminar