sábado, 24 de enero de 2015

PLUMCAKE DE NARANJA CONFITADA

Ya estamos en tiempo de naranjas, con la Navelina ya en su punto optimo de madures, y la Navel Lane Late pisándole los talones. En nada, las variedades de otras naranjas, también entraran en este “festival citrícola”.
Pues bien, con todas ellas revoloteando por ahí, tenemos una excelente coartada para meternos de lleno en un Plumcake de naranja confitada. Es sencillo, es rápido y nos puede acompañar las mañanas o las tardes de este invierno que ya ha comenzado a hacer honor a su nombre.
Si estamos un poco vagos, y eso de confitar naranjas se nos hace un poco cuesta arriba, pues las compramos. Pero si queremos darle un toque más especial, os invito a pasaros por el blog SABORES DE VIENA, que tiene una propuesta de naranja confitada difícil de resistir.
En mi caso, las compre. Primero por la vagancia, pero también porque por muchas naranjas que compre siempre desaparecen antes de poder ponernos manos a la obra.

INGREDIENTES
125 gramos de harina.
100 gramos de azúcar.
100 gramos de mantequilla.
2 huevos.
1 cuchara sopera de leche.
1 cucharadita y media de levadura química.
Naranja confitada (4 cuartos).

PREPARACIÓN
Comenzando batiendo la mantequilla (previamente calentada) con el azúcar. Luego, uno a uno, vamos añadiendo los huevos y mezclándolo todo con la batidora eléctrica.
Una vez mezclados todos estos ingredientes, incorporamos la harina que habremos tamizado antes y la levadura química. Le añadimos la cuchara de leche y lo mezclamos todo bien.
La naranja confitada la cortaremos a trozos, la enharinaremos y la incorporaremos a la masa. Volvemos a mezclar todo.
Echamos la masa en un molde engrasado y lo introducimos en el horno previamente calentado a 180ºC durante unos 30 minutos. Después de pasado ese tiempo reducimos la temperatura a 150ºC y lo dejamos otros 15 minutos.

Sacamos el plumcake, lo dejamos enfriar y lo desmoldamos.

5 comentarios:

  1. Hola Oteador.
    El otro día, cuando leí la receta de Viena que mencionas, me dije:"¡tengo que hacer esas naranjas confitadas!", entre otras cosas porque este año han llegado muchas y muy buenas a Bruselas. Ahora, viendo tu receta, lo tengo todavía más claro: Voy a hacer las naranjas y luego tu "plumcake", o "orangecake", que por las mañanitas, con un buen café lechero (como le llaman en Veracruz al café con leche) va a resultar mi despertador definitivo. Ya te contaré

    ResponderEliminar
  2. Una verdadere delicia, con naranja confitada.Bssss y buenas noches.Doris

    ResponderEliminar
  3. Tiene una pinta deliciosa, con esa naranja ...ummm...que delicia !!!!
    Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Querido Oteador, has hecho diana totalmente con este bizcocho que pienso hacer sin falta esta semana. Tengo ahí los tarros de naranjas confitadas, preparados, y justo pensaba hacer algún postre con ellos, porque me las estoy comiendo así sin más, con tostadas, para el desayuno y no veas la adicción que llevo.
    Tu bizcocho se ve divino, se me han ido los ojos con esa miguita tierna, uhmmm, vamos, que no me lo pierdo.
    Lástima que nos pille un poco lejos, si no, ya te llevaría yo con mucho gusto, naranjas confitadas para tus preparaciones.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Hola son Francesca e soy italiana. Yo estaba buscando recetas del mundo y me encontré con tu blog. Me gusta mucho, hay muchas recetas de la que puedo tomar inspiración. Me uní a sus partidarios, si quieres un reto, también. Gracias.

    ResponderEliminar