martes, 7 de enero de 2014

BRUSELAS HUELE A CHOCOLATE Y A GOFRES

Decir que Bruselas huele a chocolate y a gofres -aún siendo cierto-, es zambullirse en uno de los muchos estereotipos y tópicos que amordazan la ciudad. También es cierto que es una ciudad gris y melancólica, o que la lluvia nos suele acompañar con más frecuencia de la deseada. Afirmaciones que no nos van a permitir disfrutar y descubrir una Bruselas que tiene mucho que ofrecer a la vuelta de cada esquina.
Aunque su oferta cultural es amplia y diversa, recomiendo tomarle el pulso callejeando sin mucho orden, y descubrir esos callejones sin salida que terminan en una plaza. Son los famosos “clos”, donde los bruselenses acomodados establecían su residencia para tener calma y discreción. O también, toda esa colección de casas art nouveau salpicadas por sus calles.
Pero, ¿aquí cuándo se come?, os estaréis preguntando. Pues vamos con ello.

DÓNDE COMER MEJILLONES EN BRUSELAS

Los mejillones belgas o moules et frites son la bandera de la gastronomía belga, quizá injustamente porque el país tiene una cocina rica y variada. Prueba de ello son la cantidad de versiones que de este plato existen.
Los típicos son “a la Marinera, que se preparan con mantequilla, apio y cebolla. También los podemos encontrar cocinados con vino blanco o con nata, así hasta 80 formas diferentes de prepararlos. Toda una “pasión mejillonera”. Si queréis saber dónde comerlos y dónde no, lo mejor es que visitéis el blog del amigo SOROKIN (Diario de un Aburrido), quien os pondrá al corriente sobre el tema.

DÓNDE COMER Y BEBER
Al igual que el madrileño no vive sólo de cocido o el valenciano de paella, los bruselenses -que hacen gala de ser unos buenos Gourmands- no sólo viven de mejillones.
La sopa de cebolla, el stoempf (guiso a base de patata cocida y verdura) o el waterzooi (plato típico de la ciudad de Gante), que puede ser de pollo o pescado, y que se elabora con zanahoria, puerro, apio, cebolla, todo cortado en juliana, y que lleva también yemas de huevo y nata, todo ello sazonado con nuez moscada, clavo, tomillo y laurel.
A estos dos platos típicos de la cocina flamenca, se le podría añadir las Carbonadas, carne de ternera a la brasa estofada en cerveza y especias. Tampoco olvidar el conejo a la cereza o el codillo a la mostaza.
Algunos sitios recomendados por SOROKIN, y que puedo dar fe del acierto, son:
KELDERKE (Grand-Place 15). Instalado en un sótano de la Grand Place. Muy agradable y buenos precios.
LA ROUE D'OR (Rue des Chapeliers 26. Cerca de la Grand Place). Buenos precios y buen servicio. Muy agradable. Es recomendable reservar.
LE ROY D'ESPAGNE (Grand-Place 1/A). Aunque se puede comer algo ligero, es un lugar recomendable para tomarse una buena cerveza. En la foto, los bajos de la primera casa de la derecha.
POCHENELLENKELDER (Rue du Chêne, 5), al lado del Manneken pis. Para comer y tomar una buena ceveza.

Como Brujas y Gante están a tiro de piedra con el tren (a 1 hora el primero y a ½ el segundo), es preciso realizar una visita a estas ciudades y perderse entre sus callejuelas.
En Gante muy recomendable comer en CHEF LIONTINE (Groentenmarkt, 10-11) En la foto, el comedor del primer piso. Un pequeño restaurante muy agradable, donde se pueden degustar especialidades flamencas, algunas de ellas elaboradas con cerveza.
En Brujas tropezamos, por casualidad, con un restaurante muy recomendable en todos los sentidos. Está en una esquina de una calle muy concurrida), pero no logro recordar el nombre.

BRUSELAS EN UN VASO DE CERVEZA

En la capital de la UE, lugares donde tomar una buena cerveza los hay hasta aburrir. No olvidemos que en Bélgica hay unas cien cerveceras, que fabrican las 350 variedades: Triple Karmeliet. Bersalis Kadet. Kwak. Blanche de Bruxelles. Kriek Boom, etc.
CERVECERÍA TOONE (escondida entre edificios, en el Impasse de Sainte Pétronille, al lado del Marché aux Herbes). Todavía se realizan teatros de marionetas, y sus paredes guardan los escenarios donde muñecos de madera inmóviles representaron alguna vez una historia.
LE CIRIO (Rue de la Bourse, 18). Toda una institución bruselenses inagurada en 1886. Al cruzar sus puertas parece haberse detenido el tiempo por su decoración. Además de beber y parlotear, también se come.
LE CERCUEIL (El Ataúd) (Rue de Harengs 10). Una cervecería especial y un tanto tétrica. Perfecta para espíritus  góticos.
DELIRIUM CAFÉ (Impasse de la Fidélité, 4). Ofrece cerca de 2.500 cervezas distintas de todo el mundo.

LA HORA DE LOS CHOCOLATES

Con los chocolates pasa lo mismo que con las cervezas, los hay de todo tipo, para cualquier momento y para cualquier “edad”.
PIERRE MARCOLINI (Rue des Minimes, 1. Place du Grand Sablon), es la Tiffany's de los chocolates. Sus joyas más valoradas son la trufa con champán, el envol o el trianon fondant. La mejor con diferencia.
GODIVA (Grand Sablon-Grote Zavel 47-48), conocida mundialmente. Sus tiendas ofrecen toda clase de variedades.
ELISABETH (Rue au Beurre, 43). En ella, se puede encontrar chocolate artesanal de todo tipo.
Para cerrar el tema chocolatero, nada mejor que acercarse al MUSEO DEL CACAO Y EL CHOCOLATE (Rue de la Tête d'Or, 9-11).

Por último, aunque los cité al inicio de esta entrada y en su titular, poco o nada he dicho del típico gofre belga, llamado también waffle o waffle. Esa especie de torta con masa crujiente algunas veces, y gomosa la mayoría. Parecida a una galleta tipo oblea, en ninguna de las dos ocasiones en las que “caí” me llegó a entusiasmar.

La verdad, prefiero sus mejillones (clásicos o atrevidos), sus múltiples cervezas y su infinidad de chocolates. Y, por supuesto, callejear por esta ciudad que te descubre cosas nuevas en cada esquina.

10 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Hola Angelines, la cuenta atrás a Lanuza a comenzado. Un abrazo

      Eliminar
  2. Qué bárbaro, Oteador, has dado de lleno en todo lo mejor. Me alegro que lo pasárais bien. Por cierto, ¿encontraste el Corica para comprar café? porque me dí cuenta ayer que estaba yo confundido situándolo al lado de la rue du Marché au Charbon, realmente está.. a unos cien metros de Le Cirio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente Sorokin, así es. Lo encontramos y le compramos a la pareja cafés de Costa Rica y México. Gracias por tu inestimable ayuda y compañía.

      Eliminar
  3. Que bonito! Y esos mejillones tienen que estar mmmm! Besitos!
    Glo de COCINAR CON AMIGOS

    ResponderEliminar
  4. Me pusiste los dientes largos....que bonita entrada...y cuantos buenos consejos para llevar cuando vayamos....me encantó !!!!!

    ResponderEliminar
  5. Love to visit one day, thanks for great post.

    ResponderEliminar
  6. Uhhh qué gozada Oteador, imagino un viaje delicioso, porque se ve mucho, mucho encanto en todo el recorrido que fotografías.
    Yo estoy deseando volver al Bruselas y vivirla un poco de noche, que es lo que me faltó cuando he estado allí. Qué bien que lo disfrutaras y encima que suerte que te pudieras ver con nuestro amigo bloguero Sorokin. A ver si dentro de poco, hago un viajecito parecido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Que belleza....que ganas de volver a Bruselas....siempre que viajamos vamos callejeando que es lo que mas nos gusta.....coincido contigo....cerveza, chocolates y mejillones es lo mejor!........Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  8. Y a Frites!, Bruselas huele también a patatas fritas! Seguro que Sorokin le indicó algunos de los famosos puestos para tomarlas. Un abrazo.

    ResponderEliminar