sábado, 1 de septiembre de 2012

DE VUELTA A CASA

De nuevo estamos por aquí. Con los pulmones todavía atiborrados del aire puro del Pirineo oscense, el corazón envuelto por la hospitalidad de las gentes de Lanuza y el estómago satisfecho con los deleites de la cocina aragonesa.
Es curioso, pero, por primera vez en unas vacaciones (la época de la infancia-juventud no cuenta), al día siguiente de pisar este pueblo situado a 1.284 metros sobre el nivel del mar, ya me había olvidado de esa crisis que otros han generado y nos la hacen sufrir, de los problemas del día a día del trabajo, de no saber cuántos meses más la empresa va a aguantar la situación creada por una "gente" (sic) que ni generan trabajo ni riqueza para el país… Todo, absolutamente todo, se borró de mi mente, y me dedique, junto a mi familia (gatas incluidas), y los amigos de Lanuza, a disfrutar.

Pudimos conocer, charlas, pasear con Angelines, cronista indiscutible de Lanuza y Jaca a través de su blog El Bosque de Trimbolera. También, por supuesto, trasteamos un poco con Bolo, su gato. Llegado a este punto, no puedo dejar de agradecerle el regalo de ese “sabroso” libro sobre “Alimentos y Gastronomía de Aragón”.
A través de ella conocimos, de primera mano, la historia de este pueblo que fue expropiado en su totalidad. Quedando totalmente vacío a principios de 1978.
Afortunadamente, el agua sólo inundó las casas más bajas, y gracias al empeño de Marcos Grasa Pérez (marido de Angelines recientemente fallecido), y a todos los miembros de la Asociación de Vecinos de Lanuza, el pueblo volvió a “renacer de sus cenizas”. Hoy Lanuza es un claro ejemplo de cómo la voluntad de un pueblo, de su amor por su tierra, puede hacer realidad un sueño, un deseo.
Quienes visiten Lanuza se encontraran con un pequeño pueblo de unas 42 casas en el que sus gentes, con mucho esfuerzo físico y económico (no les han regalado nada), han vuelto a levantar.
Como no hay esfuerzo sin un buen descanso y un suculento refrigerio, nada mejor que visitar Elfrondón. El goce está asegurado. Luís se encarga de satisfacer con simpatía y rapidez los deseos de los parroquianos que allí acuden. Mientras que David, en los fogones, elabora todos esos “bocados” que van a reparar nuestro estómago.
Tienes la opción del restaurante con un muy interesante menú. Pero también, y esa es una tentación en toda regla, la de pedirte un “superbocadillo” barroco en la zona del bar. Cualquiera te deja satisfecho. Pero el de bacón, con queso y tomate, y un pan crujiente, no se puede resistir.
Volvimos a encontrarnos con Marian y su marido Miguel. Conservábamos un recuerdo muy grato de ellos. Del hotel que regentan, La Casueña, situado en uno de los puntos más bonitos de Lanuza. A orillas del embalse, y bajo la presencia grandiosa de la Peña Foratata (2.341 metros).
Esta más que claro que además de volver a charlar con ellos, había otro interés, esos platos que Marian prepara de una forma muy especial: Ensalada de salmón ahumado, mango y Muffin de zanahoria. Carpaccio de paleta ibérica y tomate rosado de Barbastro, con bizcocho de olivas negras. Borrajas, hongos y huevo poché sobre patatas trufadas. Crujiente de rabo de ternera con salsa de vino tinto. Merluza rellena de espinacas y gambas con salsa de mejillones, etcétera. Al tema de los postres habría que dedicarle una entrada en exclusiva.
El acento a esta cena lo puso Miguel, quien nos descubrió un blanco de Somontano elaborado con Garnacha blanca (70%) y Chardonnay (30%) de Bodegas Fabregas: Mingua 2011. Toda una revelación.


SALLENT DE GÁLLEGO
A unos 3 kilómetros de Lanuza, más o menos, se encuentra Sallent de Gállego. Algo más grande, y lugar imprescindible para el aprovisionamiento de todo tipo de alimentos y beborios.
Los viernes, en la plaza, hay mercado, con unas frutas y verduras que resultan difíciles de resistir, sobre todo ese delicioso tomate rosado de Barbastro. El resto de días, la tienda de Lola, con su peculiar exuberancia verbal, nos suministraba lo que necesitábamos.
Todos, o casi todos los días, había una visita obligada a La Tahona de Roxana a primeras horas de la mañana. Desde lejos, antes de llegar, ya se notaba el olor a pan recién hecho. Probamos prácticamente todas las variedades que elaboraran, y todas fueron merecedoras de elogio. Además de los panes, no hay que olvidar esas ensaimadas, croissant o la típica Trenza de Almudévar.
Algún día subíamos a Sallent de Gállego a comer o cenar, dejándonos caer en el Restaurante Garmo Blanco: muy buena elaboración y mejores precios.


OLORON STE. MARIE
Como la frontera francesa estaba a unos 17 kilómetros de Lanuza, solíamos acercarnos a veces para adquirir miel, confitura o quesos del Val d’Ossau. De paso, una vez por allí, resultaba tentador alargarse un poco más por aquellas tierras y llegar hasta Oloron Ste. Marie (a unos 80 kilómetros de Lanuza), y disfrutar de su paísaje y, ¿por qué no? De su comida. El Restaurant Les Instants Gourmands (Place de la Resistance, 3) sería una buena recomendación. Pequeño, buen trato, interesante elaboración de los platos que algún día intentare (a mi manera) reproducir y, ¡muy importante!, un precio muy acorde con los tiempos.

Ahora, ya de regreso, toca “A la busca del tiempo perdido”, pero no en plan del pesado de Marcel Proust. Ya se que algunos pondrán el grito en el cielo por esta afirmación, pero esto es lo que hay. Me gusta recuperar el tiempo, sin necesidad de mirar atrás, pero no soporto a Proust.
Podéis ampliar la información en otros blogs de la “family”:




24 comentarios:

  1. Menudas vacaciones. Los pueblos son las mejores vacaciones. Relajantes y con muy buena comida

    Un Abrazo, Agustí Cangrejo Grande

    ResponderEliminar
  2. Sin duda que han sido unas provechosas vacaciones, en un ambiente muy relajante y una gastronomía estupenda.
    Ahora toca volver a la rutina.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Que impresionante reportaje! Muchas gracias por tus amables palabras y me ha hecho mucha ilusión la foto con Bolo. Lo peor de todo son los platos porque he tenido que ir a la nevera para consolarme un poco. Recuerdo con mucho cariño aquellos paseos del atardecer. Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  4. Primera vez que la alegria supera a la envidia....me alegro lo hayas pasado fantastico!!....casi he viajado contigo por esos parajes de otrora.....y hasta he sentido el aroma del pan....lo mejor es que te desconectaste y pudiste descansar en familia....y si me da un poco de envidia....de la sana por supuesto!!......Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  5. Yo si voy por allí me tienen que treaer de vuelta arrastrando, que sitios más estupendos.

    Ahora a por la nueva temporada ¡¡

    ResponderEliminar
  6. Vaya, qué lugar más hermoso, gracias por el recorrido, las fotos están estupendas. Un lugar mágico sin duda.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. que buenas vacaciones, feliz vuelta, besos

    ResponderEliminar
  8. Provechosas vacaciones, ya veo. Un saldo cordial y bienvenido a casa.

    ResponderEliminar
  9. El Pirineu és un dels millors racons per passar-hi les vacances, oi? Jo també he estat al Pirineu i ha sigut una desconnexió total :)
    I la Trenza de Almudavar és deliciosa ;)

    ResponderEliminar
  10. Esto son vacaciones Oteador, sí señor, nada de estrés, ni de noticias, ni de agobios de ciudad, relax y buenos alimentos. Creo que lo has pasado bien. La zona es preciosa, la conozco y es una pasada, además, con un clima perfecto.
    Me me alegro mucho de que hayas tenido tan reparadoreas vacaciones.
    Un bso.

    ResponderEliminar
  11. ¡Qué fabulosas vacaciones, Oteador! Todo lo que cuentas es como para coger el coche inmediatamente y largarse para allá. A mí me quedan un par de semanas libres, pero ya he reservado un viaje a Grecia, a la isla de Zakynthos. Lo siento, pero el Pirineo aragonés tendrá que esperar, aunque no lo borro de la lista.

    ResponderEliminar
  12. Pero que cosas mas ricas nos traes, todo debia estar super rico.
    Las fotos de nuestros pueblos preciosas, no me extraña que alli se te olvidara todo, me alegro que las hayas disfrutado, bssssss.Sefa

    ResponderEliminar
  13. Ya veo que te lo has pasado en grande y has comido de maravilla. Bueno no me extraña, esa es una tierra maravillosa que tiene unas gentes estupendas.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. VEO QUE LO HAS PASADO GENIAL Y QUE RICOS PLATOS.BESOS

    ResponderEliminar
  15. Por tu estupendo reportaje, veo lo bíen que lo has pasado! te has recargado de energia en todos los sentidos... jijii
    Besitosss.

    ResponderEliminar
  16. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  17. ¡Gracias por la mención! Con la entrada que sale hoy en mi blog, podemos hacer un estudio comparado sobre el Valle de Tena:
    http://nothemingwaysspain.blogspot.com.es/2012/09/pueblos-con-encanto-valle-de-tena-and.html

    ResponderEliminar
  18. Que bonita es mi tierra Galicia!! Tanto los paisajes como la gastronomia son de lo mejor que se puede encontrar. Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Un post fantastico asi como unos platos divinisimoos ,se ve que has disfrutado muy muy bien las vacaciones.
    Bicos mil.

    ResponderEliminar
  20. Qué lugares más bonitos para pasar las vacaciones y qué banquetes os habéis dado

    ResponderEliminar